Eclipse Parcial Solar: Un Camino hacia tu Inconsciente

LOS ECLIPSES COMO HERRAMIENTAS PARA QUIENES APUESTAN A SU EVOLUCIÓN Y LA DE LA HUMANIDAD


Los eclipses impulsan procesos de gran transformación en todos los reinos de la naturaleza, que irán manifestándose en procesos de medio año. La especie humana es una especie evolutiva en acción cuyos cambios son detonados por las energías del Cielo siempre, las conozcamos o no, seamos o no conscientes de ellas. ¿Será porque el Cielo nos DETERMINA o nos INFLUYE? En rigor de verdad NO. NOSOTROS SOMOS el CIELO. Y existe un principio de SINCRONICIDAD y CORRESPONDENCIA, por el cual lo que es arriba es abajo y la estrellas se manifiestan en cada ser que nace. ¿Podrías echarle la culpa a tu mente por sus pensamientos? No, porque tú eres tu mente.

En un Eclipse de Luna se corta el flujo lumínico por unos instantes y es esa misma oscuridad la que GATILLA el MOVIMIENTO. La Luna representa los aspectos INCONSCIENTES. Estos se MOVILIZAN y es allí donde empiezan las transformaciones a nivel personal y colectivo. La Luna en astrología mundana, es el PUEBLO.

En este momento se detonan procesos expulsivos del subconsciente: hábitos instalados allí RANCIOS, miedos, fobias, dolores, viejas rabias. Una purga total. A nivel individual y colectivo. Sí, todo esto provoca la “romántica” Luna Llena.

Sin embargo, es una oportunidad inmejorable de limpieza y renovación. La Luna es hábito puro, es mecanicismo, es el ser dormido en la materia. Los Eclipses tienen la potencia necesaria para detonar la bomba.

¿Qué Sucede los días anteriores y posteriores al Eclipse?

Comprender que una purga es una purga y que hay que tirar lo que está de más: tu doble discurso, tus pretextos, tu indolencia, tu falsedad, tu inseguridad. También a nivel Nación y a nivel Planeta.

En las Lunas Llenas, la Luna se sienta en la mesa y en la otra punta tiene al Sol para evaluar la manera en que juntos vienen gestionando sus vidas, sus metas, sus propósitos, su felicidad o infelicidad. Pero cuando hay eclipse, en el medio de esta mesa de debate se interpone la Tierra, que a modo de símbolo representa ese obstáculo interno o externo de la vida de uno que nos está frenando.

El objetivo de este artículo es promover nuestra CONEXIÓN CON LA NATURALEZA a través de su CONOCIMIENTO EXPERIENCIAL y linkear los fenómenos celestes con los procesos mentales y emocionales de los seres humanos y de las naciones.

Conocer Astrología Psicológica es acercar el Cielo a la Tierra y conocer los fenómenos celestes en forma SIMBÓLICA para comprender lo que nos pasa como planeta y seres sintientes. Un abordaje por cierto complejo, profundo y decididamente en absoluto lineal. Necesitamos abrir nuestra mente a lo desconocido y tal vez NO CREER en nada sin EXPERIMENTARLO y COMPROBARLO con nuestras propias vidas.

Cuando la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol se produce un Eclipse Solar, quedando el Sol momentáneamente oculto. Sobre la Tierra queda proyectada una Sombra Lunar y conforme al grado de sombra proyectada, podrá ser un eclipse total, parcial o anular. Esto es un fenómeno astronómico.

Un eclipse de Sol ocurre en Luna Nueva, cuando el Sol y la Luna están conjuntos en un mismo signo para arrancar un ciclo nuevo con mucha potencia. En tanto un Eclipse Lunar se da en Luna Llena, cuando el Sol está en un signo y la Luna justo enfrente, en el signo opuesto y complementario y la Tierra en medio de ambos. Para que se produzca un Eclipse debe haber una alineación con los ejes nodales de la Luna.

¿Ahora, cómo relacionamos un eclipse con los eventos que se producen en el planeta y dentro de cada uno de nosotros? Estamos en tiempos de cambio y podríamos llegar a comprender los eclipses como DETONADORES de cambios evolutivos para la conciencia humana. Las crisis que desatan los eclipses son verdaderas oportunidades para CRECER y entender los ajustes necesarios que debemos hacer en forma individual y colectiva.

En la antigüedad los eclipses fueron temidos por la evidencia palpable de catástrofes naturales.


PRIMER ECLIPSE PARCIAL SOLAR 2022


El sábado 30 de abril de 2022 tendremos el primer Eclipse del año, a los 10º del signo de Tauro: es un Eclipse parcial de Sol, de Luna Nueva. Su potencia creativa deriva de la unión cíclica de nuestras maravillosas fuentes de luz: El Sol y la Luna, nuestros aspectos conscientes masculinos e inconscientes femeninos. La sabiduría de la Madre Naturaleza cíclicamente nos ofrece un quantum de energía para CREAR como humanos divinos o dioses en la Tierra. Nuestros aspectos conscientes se nublan momentáneamente cuando el Sol es eclipsado por la Luna. Notablemente, es para poder sumergirnos en nuestra intimidad, en nuestra caverna, buscarnos, dejarnos encontrar, tolerar el abrazo de la incertidumbre y aprender a bucear en la oscuridad una vez más, movidos por el deseo de encontrar nuestros tesoros escondidos. Imaginemos por un momento que no existieran tiempos de oscuridad, zozobra o miedo. Tal vez viviríamos más cómodos, menos astutos, más dormidos en los hábitos. Los eclipses son Despertadores de Conciencia. Y en esta ocasión, activan nuestra área Tauro para despertar a una nueva consciencia relacionada con los recursos naturales, los recursos económicos, el despertar de los cincos sentidos, la capacidad de supervivencia, el placer, la acumulación, entre muchas otras cosas. La cruz Fija Tauro-Escorpio y Leo-Acuario van a vibrar fuertemente en frecuencia eclipse para reacomodar y despabilar nuestras mentes dormidas. Ya desde mayo 2018 la pachorra taurina fue confrontada por Urano ingresando a este signo, de modo que ya estamos siendo entrenados en aplicar la creatividad, la tecnología, las nuevas visiones a los recursos de la naturaleza, su uso y explotación. Ya nada volverá a ser como antes y lo sabemos.


Mi sugerencia para trabajar este Eclipse es hacerte preguntas relacionadas con el Eje Tauro-Escorpio en tu Carta Natal y cuestionarte cómo compartís tus energías con el otro, materiales e inmateriales; qué es lo que más valorás en ambos ámbitos, cómo cuidás tus recursos, estás a gusto con tu manera de crear recursos, y sobre todo, cuánto te valorás y cuánto valorás a quienes están a tu lado. Y también hacerte preguntas relacionadas con el Eje Leo-Acuario de tu Carta Natal, qué lugar ocupás en este mundo o qué lugar querés ocupar, buscar tu eje, tu centro, amando tu singularidad, tu ser especial, tu diferencia, ese regalo que querés ofrecer a tu comunidad, y tu aporte y participación en la red, desde la generosidad, entrega y hermandad – Acuario.


Estos tiempos ponen en relieve aspectos muy concretos del orden terrenal y aspectos muy sensibles, del orden espiritual. Y nos impulsan a manifestar la gran alquimia entre lo visible y lo invisible. La gran cantidad de planetas en Piscis – Venus, regente de esta lunación, Marte, Júpiter y Neptuno, y la potencia de la última conjunción Júpiter Neptuno, del pasado 12 de abril, nos envuelven en una atmósfera muy especial que opera en el orden de los planos más sutiles de la existencia, ablandándonos, disolviendo capas de nuestra personalidad controladora que merecen ser disueltas. El Cielo y la Tierra se unen y nosotros podemos llegar a sentir en carne propia la maravilla de ser humanos y al mismo tiempo celestiales.


Y todo esto con el trasfondo de energías plutonianas que emanan de la pasada Conjunción Saturno Plutón y de la Cuadratura Urano Saturno del 2020, que pusieron en marcha el gran cambio en el Orden Mundial. Plutón es intimidante, promueve cambios de raíz, destruye para reconstruir. Sus experiencias son dolorosas, pero a la larga son positivas, porque nos obligan a cambiar. No olvidemos que es Plutón, junto a Neptuno y Urano que motivan y gatillan los cambios espirituales. Y todos ellos se han manifestando en los últimos tiempos de formas muy crudas y dolorosas como la pandemia y la guerra. Y es tan punzante como transformador, porque a quienes tienen en su mente la evolución del hombre, estas experiencias nos hacen madurar. Claro está que, quienes permanecen dormidos, anestesiados, vibrarán en la frecuencia más densa de los planetas transpersonales. Un dolor sin sentido. El mundo está cambiando y nosotros con él. En tiempos de eclipse aprender a percibir astrológicamente los acontecimientos que ocurren, tanto a nivel personal o global, porque las guerras como la de Ucrania, también tienen que ver con uno. Conmovernos y crear con ese dolor también es parte elemental de nuestro crecimiento. Son tiempos muy desafiantes que nos piden atención plena y flexibilidad para abrazar los cambios.


Entonces, ya empecemos a conectar con el Eclipse del 30 de abril a los 10º de Tauro, para estar en presencia, involucrados y en colaboración con la humanidad.


¡Feliz Luna Nueva!


Gabriela Ciminieri

Escuela de Astrología Viva


www.astrología-viva.com


33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo