La Relación entre Cuarentena y Cuaresma. Procesos Físicos y Espirituales para la Evolución.

LA CUARESMA como preparación para la PASCUA DE RESURRECIÓN.

LA CUARENTENA como preparación para el GRAN SALTO CUÁNTICO DE CONSCIENCIAS, LA GRAN MUTACIÓN del Alma Humana.



¿Te has puesto a pensar qué Relación existe entre esta Cuaresma y la Cuarentena, entre la Pascua de Resurrección y el Salto Cuántico de Consciencia y Mutación de la humanidad en los albores de la Era Acuariana?

Cuarentena remite al plano físico y Cuaresma al plano espiritual. Cuerpo y Alma deben sanarse para dar el gran paso hacia la Ascensión.

Lo cierto es que ya no podemos seguir dividiendo lo que siempre estuvo UNIDO.

El CUERPO y el ESPÍRITU HACEN PROCESOS SINCRÓNICOS. Si estamos aislados con motivo de evitar el contagio del COVID 19 tenemos la OPORTUNIDAD ENERGÉTICA de realizar en esta cuarentena una CUARESMA para también reflexionar sobre nuestra vida emocional, mental y espiritual.

La CUARESMA – Plano Espiritual de la Realidad

La Cuaresma para el mundo católico es un período de PERDÓN, REFLEXIÓN y RECONCILIACIÓN que dura CUARENTA días, comenzando el miércoles de ceniza y finalizando el Jueves Santo, preludio al Domingo de Pascuas de Resurrección. Este 2020 comenzó el 6 de marzo y culminó el jueves 9 de abril 2020.

La duración de la Cuaresma tiene, posiblemente, su origen en los acontecimientos del éxodo, un proceso de preparación y transición de cuarenta años de atravesar el desierto, en el que se reproducía la experiencia de encuentro con Dios vivida por el pueblo de Israel en aquellos momentos fundantes de la humanidad. El sentido bíblico más antiguo es probablemente un tiempo en el que Dios ejerce su fuerza más potente con vista a la conversión de la humanidad. En la Humanidad del Siglo XXI podemos perfectamente hablar del sentido Cíclico del Tiempo, en el que los hombres son confinados por cuarenta días para prepararse para el gran salto cuántico de sus consciencias, una verdadera mutación del Alma Humana: una Resurrección y nacimiento del Hombre Nuevo de la Era de Acuario.

Cabe reflexionar si somos verdaderamente conscientes del momento “fundante” de la humanidad en los Albores de una Nueva Era de 2160 años de duración.

La CUARENTENA – Plano Físico de la Realidad

La palabra cuarentena, desde un punto de vista médico, se traduce como el aislamiento durante un período de tiempo para evitar o limitar la diseminación de una enfermedad. Se empezó a usar con el aislamiento de 40 días que se le hacía a las personas y bienes sospechosos de portar la peste bubónica durante la pandemia de la Peste Negra en Venecia en el Siglo XIV.

El número CUATRO en la Biblia simboliza el Universo Material. Si le agregamos ceros, simboliza el tiempo de nuestra vida en la Tierra, donde atravesamos aprendizajes, con pruebas y dificultades, que no son más que oportunidades de crecimiento. En Astrología, el número CUATRO simboliza la PRIMERA FORMA HUMANA, la ENCARNACIÓN del Alma en el Cuerpo. El Útero, el Origen, las Raíces del Alma, el signo de Cáncer.

En la Biblia, en el Pentateuco, hace más de 3400 años, ya se hablaba de estas formas de aislamiento para las personas infectadas por la lepra.

La palabra «cuarentena» se origina de la frase italiana quaranta giorni, que significa ‘cuarenta días’.

El Número CUARENTA en la Biblia aparece más de 100 veces en momentos clave.

Cuarenta fueron los días que pasó Jesús en el Desierto antes de empezar su vida pública. Cuarenta días y cuarenta noches estuvo lloviendo sobre la Tierra (Génesis 7, 12). Moisés guió al pueblo de Israel cuarenta años por el desierto hasta la tierra prometida y pasó cuarenta días de oración en el Monte Sinaí antes de recibir las Tablas de la Ley (Deuteronomio 9, 9-11). Cuarenta días pasó Jesús en el desierto (Mt.4,2), y tras su crucifixión, el tiempo en el que le aparecieron sus discípulos fue de cuarenta días (Hch 1,3) antes de la transfiguración.

Queda más que claro que antes de la TRANSMUTACIÓN, TRANSFORMACIÓN Y TRANSFIGURACIÓN, antes de dar ese Salto Consciente hacia una Nueva Dimensión es necesario hacer un proceso de PURIFICACIÓN, REFLEXIÓN Y RECONCILIACIÓN.

Llamémosle CUARENTENA en el Plano Físico y CUARESMA en el plano Espiritual.

Lo cierto es que ya no podemos seguir dividiendo lo que siempre estuvo UNIDO. El CUERPO y el ESPÍRITU HACEN PROCESOS SINCRÓNICOS.

Si estamos aislados con motivo de evitar el contagio de COVID 19 tenemos la OPORTUNIDAD ENERGÉTICA de realizar en esta cuarentena una CUARESMA para también reflexionar sobre nuestra vida emocional, mental y espiritual, individual y colectiva. No olvidemos que esto que nos está pasando es a nivel mundial. Todos acuarianamente estamos iguales, “ricos” y “pobres”, “nobles” y “plebeyos”.

Porque en el año 2020 ya estamos en el UMBRAL de la ERA ACUARIANA. Un cambio de consciencia hacia una vida más transparente, más clara, más unidos y CREADORES del HUMANO.

Te invito a que leas los artículos astrológicos que he escrito en mi blog para ustedes www.astrología-viva.com que explican los Ciclos Planetarios y por qué el 2020 es un AÑO de CRISIS de MUTACIÓN.

LA RESURRECIÓN DE CRISTO ES UNA MUTACIÓN

Por último, quiero compartir con ustedes algunos conceptos que extraje de la Homilía con motivo de la Vigilia Pascual del 15 de abril del 2006, dada por el Papa Benedicto XVI.

Él expresa que la Resurrección de Jesús es una Mutación, la más grande mutación y explosión de Amor en la Tierra. Representa un salto decisivo hacia una nueva dimensión jamás vista en la historia de la humanidad. Involucra a todos los hombres en el camino de la evolución hacia un Nuevo Mundo, hacia un Nuevo Orden.

No caben dudas de que el año 2020 es el Año de la Gran Mutación Acuariana y en estas Pascuas más que nunca en nuestras vidas queremos DESPERTAR y dar cuenta de que somos seres mutantes, en constante evolución y ahora es hora de dar el GRAN SALTO.

Nada volverá a ser lo que era. Espero que todos seamos conscientes del papel protagónico que nuestras Almas han elegido jugar en esta encarnación. Es un momento único que nos toca vivir, el verbo resucitado en un Hombre Nuevo, protagonista del inicio de otra Era más.

PD. Pasa nada más ni nada menos que cada 2160 años.

¡FELICES PASCUAS DE RESURRECCIÓN!

Si lo que escribí te nutrió, te pido que lo compartas, así somos cada vez más los que nos tornamos conscientes de esta Gran Mutación!

Gabriela Ciminieri

Analista, Consultora y Docente de Astrología

Escuela de Astrología Viva

www.astrolgia-viva

IG: @astrologia_viva

Facebook: Astrologia Viva GC.

0 vistas

 CONTACTO

ASTROLOGIAVIVA  2020 - Gabriela Ciminieri

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now